La gallina de los huevos de oro - Ὄρνις χρυσοτόκος

Ἀνήρ τις ὄρνιν ἐκέκτητο χρυσοῦν ᾠὸν καθ’ ἑκάστην αὐτῷ τίκτουσαν. ὁ δὲ μὴ τῷ καθημερινῷ ἐκείνῳ ἐπαρκούμενος κέρδει, ἀλλ’ ἀφρόνως τοῦ πλείονος ὀρεγόμενος, τὴν ὄρνιν κατέθυσεν· ἐδόκει γὰρ ἐν τοῖς ἐγκάτοις αὐτῆς θησαυρῷ τινι ἐντυχεῖν. καὶ μηδὲν ὅλως ἐφευρὼν καθ’ ἑαυτὸν ἔλεξεν ὡς “ἐλπίδι θησαυροῦ ἐπερειδόμενος, καὶ τοῦ ἐν χερσὶ κέρδους ἐξέπεσον.” Οὗτος δηλοῖ ὡς οἱ πολλοί, τῶν πλειόνων ὀρεγόμενοι, καὶ τῶν ὀλίγων ἐκπίπτουσι.

Alguien tenía una gallina que puso huevos de oro; y creyendo que tenía dentro de ella una masa áurea, matándola, encontró restos semejantes a todas las gallinas. Aquel, que esperó encontrar abundante riqueza, también se privó de lo poco de aquella.
Moraleja. La fábula es clara: conviene contentarse con lo que se tiene, y huir a la insaciabilidad.

(Traducción de Mario Martínez Présiga)

No hay comentarios:

Publicar un comentario